Segunda oportunidad: la deuda pública también queda vinculada al plan de pagos aprobado por el juez y no a un fraccionamiento posterior

La reciente STS nº 381/2019 de fecha 2.7.2019 -algún día de estos se publicará en CENDOJ- aclara por fin el tratamiento del crédito público en el concurso de personas físicas (hablaremos en otro post del resto de cuestiones resueltas en la misma sentencia, también interesantes).

Hasta ahora, para obtener la cancelación de la deuda por la vía del art. 178 bis 5 LC (sometimiento a un plan de pagos de 5 años porque tenemos créditos privilegiados pendientes de pago no redimibles, muy posiblemente deuda con AEAT), una interpretación literal del art. 178 bis 6 LC nos obligaba a incluir la deuda pública al plan de pagos, con lo que obteníamos dos posibles resultados:

(i)                  Si la deuda era fraccionable según “su normativa específica”, una vez aprobado el plan de pagos por el juez del concurso, la AEAT nos aceptaba el fraccionamiento y listos.

(ii)                Si la deuda no era fraccionable según “su normativa específica”, una vez aprobado el plan de pagos por el juez del concurso, la AEAT se fumaba un puro y nos embargaba otra vez las cuentas, volviendo el deudor a la situación de insolvencia anterior a la solicitud del concurso. (Disculpa la frivolidad, pero la situación no deja de ser surrealista cuando, tras año y medio de concurso, te encuentras otra vez con todo embargado por Hacienda porque su crédito no se exonera como en el resto de Europa).

El Supremo parece ser que ha avistado una contradicción en el art. 178 bis 6 LC, pues a pesar de prever un plan de pagos para asegurar el pago de la deuda privilegiada en 5 años, somete la aprobación del mismo al acreedor público (AEAT), que termina rechazándose en lo que a su deuda refiere. Esta contradicción, concluye la Sala Civil del TS, impide que la norma consiga aquello para lo que fue creada: dar una segunda oportunidad.

Una interpretación teleológica de la norma resuelve a través de esta STS nº 381/2019 que el amo del corral es el juez del concurso, quien será el encargado de aprobar las condiciones de pago de la deuda privilegiada los 5 años de vigencia del plan de pagos sin discriminación entre acreedores, públicos o privados. Eso sí, oídas las partes personadas, quienes podrán alegar lo que convenga.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *